La comunicación de Donald Trump le conduce a la Casa Blanca

comunicacion-responsable-en-redes-sociales
La responsabilidad individual en las redes sociales
7 noviembre, 2016
Retos de la comunicación interna
16 noviembre, 2016

Hoy se han conocido los resultados de las elecciones más importantes del mundo, las que sostienen el timón de la política internacional. Donald Trump va a ser el capitán al mando de Estados Unidos y las reacciones no se han hecho esperar.

Defensores y detractores colman hoy los diarios de todo el planeta. Pero en este artículo no pretendemos analizar por qué Trump ha ganado las elecciones, sino cómo su forma de comunicar ha influido en esta victoria.

El efecto Trump

No cabe duda de que esta campaña presidencial no ha dejado indiferente a nadie, gracias al futuro huésped de la Casa Blanca. Su actitud, su tono y formas, su comunicación directa e incendiaria, sus mensajes claros, concisos y contundentes han surtido efecto. Y no estamos juzgando el contenido de estos mensajes, sino las formas.

Al parecer, Trump ha hecho suya la famosa frase que acuñaba Dalí: “Que hablen de mí, aunque sea bien” y la ha llevado al extremo. La relación de Trump con los medios de comunicación ha sido como una montaña rusa, pero siempre directa y abierta. De hecho, según publican varios diarios, los periodistas norteamericanos se sorprendían de la facilidad con la que podían contactar con Trump, siempre disponible para cualquier medio. Pero eso sí, cuando alguno criticaba al entonces candidato, él no dudaba en contraatacar y arremeter de forma durísima contra ellos a través de Twitter, su red social fetiche:

“Si los medios de comunicación repugnantes y corruptos me cubrieran con honestidad y no tergiversaran el significado de cada palabra que digo, estaría superando a Hillary por 20%”.

“Me encanta ver a estas pobres personas patéticas (especialistas) en televisión trabajando tan duro y con tanta seriedad para intentar descifrarme. ¡No pueden!”.

La cuestión es que Donald siempre ha estado en la cresta de ola de la comunicación, para bien o para mal, un aspecto en el que la candidata demócrata no ha estado a la misma altura. De hecho, algunos expertos en política y comunicación analizan la estrecha relación de algunos presidentes con su medio de comunicación estrella. Por ejemplo, a Roosevelt lo denominaron el presidente de la radio y a Kennedy, el presidente de la televisión. Más recientemente, Obama ha sido considerado el presidente de internet. Quizás estemos ante el presidente de las redes sociales, quién sabe. Lo que está claro es que las redes sociales han sido sus aliadas en la carrera electoral, ya que cuanto más escandalosos han sido sus comentarios, más cobertura han obtenido en estos medios.

No cabe duda de que la importancia de los medios de comunicación en campaña presidencial se ha vuelto determinante para ganar o perder las elecciones. Todos conocemos la faceta de convertir en show todo lo que los americanos tocan y Trump se ha sentido como pez en el agua en este sentido. De hecho, lo más relevante es que ha sabido conectar con el ya cansado electorado estadounidense, con una comunicación radicalmente opuesta a la que nos tenía acostumbrados la clase política norteamericana.

Eso sí, cabría preguntarse y reflexionar si la máxima de atacar e incluso de faltar al respeto al adversario es la mejor opción para convertirse en presidente de la mayor potencia del mundo. Pero eso lo dejaremos para otro post…

Comparte
Iris Roldán
Iris Roldán
Periodista de profesión, pero sobre todo de vocación. Llevo años trabajando para Corresponsables, donde me he especializado en Responsabilidad Social Empresarial y en comunicación corporativa. Soy amante de las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.